miércoles, 18 de abril de 2007

MEME LECTOR

Juanma me ha embarcado en el proceso este que el llama "enmarronamiento memero" y que consiste en lo siguiente:

Es fácil: copiar el párrafo segundo de la página 139 del libro que estés leyendo en ese momento. Se presupone, pues, que te gusta leer y que tienes tiempo para ello.

Como me gusta enmarronarme, ahí va mi aportación.

"Cuando vio que la muchacha volvía muy enferma de la charca y se había atado una correa a la cabeza, también él se ató una correa. Y entonces enfermó. Y cuando oyó decir a los otros que el corazón de la muchacha estaba a punto de caer, él se apresuró a enfermar. (En realidad estaba sano, y fingía estar enfermo. ) Y cuando oyó decir a los otros que el corazón de la muchacha estaba a punto de caer, /Kuken/u/unno murió."

La niña que creó las estrellas. Relatos orales de los bosquimanos /xam
Selección, traducción y prólogo: José Manuel de Prada Samper.
Edit. Rescatados Lengua de Trapo. Octubre 2004

Genial, ¿no? Es toda una historia concentrada en un parrafo. ¡Y no he hecho trampa! Es del libro que escribió un amigo, quién además tuvo el detallazo de regalármelo . Gracias, José.

Y yo enmarrono a Pau (como soy torpe no sé hacer el enlace) pero está en mis blogs de amigos como el Sr. Cebolleta. Pau por si solo será capaz de citar 7 u 8 libros. Seguro.

3 comentarios:

Juanma dijo...

Gracias por dejarte enmarron... digo, por rellenar el meme. :-))))

El libro tiene que estar muy interesante. A ver si me acuerdo y cuando vaya a Madrid te traigo uno parecido, pero de cuentos saharauis. :-)

Besos. :-****

José Manuel dijo...

Ah! Ya quisiera haber yo realmente escrito, es decir, creado de cero, ese relato. El mito /xam de la Oruga es uno de los relatos más terribles que jamás haya leído. Esa versión, la única que tenemos, la contó un hombre llamado =Han/kass'o, un bosquimano del desierto del Karoo. En el caso concreto de este relato, yo transcribí el manuscrito, edité el texto y lo traduje al castellano a partir de la versión literal en inglés. Hasta hace poco, el carácter repetitivo del relato (todo sucede, si no me equivoco, cinco veces), y el hecho de que un segemento estaba desplazado de su lugar correcto, habían inducido a creer que el relato estaba truncado o mal recogido. Yo mismo llegué a pensar algo así, hasta que puse manos a la obra, restituí el segmento desplazado a su lugar correcto, y me di cuenta de que se trataba de uno de los mejores mitos de todo el corpus /xam. Eso sí, terrible, como ya he dicho.
Pero bueno, en realidad, todo esto es pura pedantería y autobombo. Gracias Helena, por elegir el libro de los /xam para este ejercicio de "enmarronamiento memero". :-)

Anónimo dijo...

No me quedará más remedio que compralo o tal vez alguna noche de luna llena me lo regales....
Pilar