domingo, 14 de octubre de 2007

ESCUCHANDO EL VIENTO DE /HAN=KASS'O


En el encabezamiento de este blog se alude a las palabras de //Kabbo, el narrador /xam que dijo que un cuento es como el viento, viene de un lugar lejano, y lo sentimos. Esta semana he estado recorriendo una parte considerable del territorio de los bosquimanos /xam, y me he visto de forma casi constante expuesto a ese viento. A menudo soplaba del sureste, y era un viento áspero y frío, que te obligaba a resguardarte, si es que tenías dónde, dado que buena parte de esa tierra es llana y no ofrece muchos abrigos.

Pero al salir de la granja Arbeidsvreugd, donde está la charca //Xara-//kam (Bitterpits, "Pozo Amargo"), el corazón del territorio dei que //Kabbo era custodio, también experimenté el suave viento del norte, sobre el que /Han=kass'o, el yerno de //Kabbo, dijo que le invitaba a quitarse el manto de piel y dejarlo en el suelo, porque es un viento agradable. /Han=kass'o dijo también que el viento del norte era su propio viento.

A mi amigo Neil Rusch y a mí el viento de /Han=kass'o nos acompañó mientras nos alejábamos de //Xara-//kam en dirección este, hacia la Montaña del Estelión, que en los mapas aparece como Strandberg.
Cuenta un relato /xam que hace mucho tiempo, el Estelión (un tipo de lagarto) viajaba hacia el sur, para acampar en las dunas rojas, entre las que se formaban charcos poco profundos. Pero las montañas lo atraparon, y lo partieron en dos.
Mientras nosotros mismos no dirigíamos allí en el todoterreno de Neil, la cercanía de la montaña nos animó a comentar esta historia. Al cabo de un rato paramos para fotografiarla, y aprovechamos para echar mano de un ejemplar de Specimens of Bushman Folklore de Bleek y Lloyd y discutir algunos detalles del mito. Mientras lo hacíamos, el viento de /Han=kass'o, que fue quien contó esa historia a Lucy Lloyd en 1879, nos envolvía.

El día antes, en la granja, habíamos visitado el que muy probablemente era el campamento principal de //Kabbo y los suyos. También fuimos a ver la piedra blanca que /Han=kass'o describió con precisión a Lucy Lloyd, y que está a pocos kilómetros del campamento. No pude resistir la tentación de sentarme en ella, a esperar, como dice //Kabbo en el testimonio aludido más arriba, a que el viento me trajera historias que vienen de lejos...

4 comentarios:

Helena dijo...

Las historias viajan, realmente, en el espacio y en el tiempo. Si somos capaces de sentarnos a esperar, es cierto que las sentimos, y una vez que una de esas historias de ha "tocado" nunca más te abandona.

Es una entrada muy bonita y se percibe tu emoción, eso siempre conmueve.

Gracias por compartirla.
Besos desde el otoño barcelonés,
Helena

Anna. dijo...

Hola Helena... sabes?... entré esta tarde de domingo a "Google" a buscar la historia de un Globo Rojo... y esto fué lo que encontré... disculpa mi atrevimiento, disculpa no poder resistir a tomarlo y colocarlo en mi espacio como homenaje a ti... es hermoso este blog...!!!

La cuestion con el globo rojo era entrever como puede éste conceder un deseo...

Creo que la palabra misma me llevo al nacimientpo de la fantasia...

Gracias Helena.

Anna Bahena.

Cristina la sombrerera loca dijo...

Maravillosa historia y preciosa foto... espero que nos cuentes más cosas pronto y compartas tus fotos con nosotros.
Cristina

Helena dijo...

Hola Anna, me alegro de que la historia del globo rojo te haya gustado. He dado un vistazo a tus blogs y también son muy chulos.

Y, sí, Cristina, a ver si José Manuel se anima a enviarnos uno de esos bonitos álbumes de fotos que te dejan con los dientas largos.

Saludos y gracias a las dos por postear.

Saludos
Helena